Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios.
Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso.

Trabajando en las paredes

Yo sobre las paredes trabajo siempre con veladuras acrílicas que preparo yo personalmente. Con ellas puedo aplicar muchas técnicas de pintura decorativa.

Antes de seguir os voy a explicar la diferencia entre una pintura y una veladura. Es muy sencillo, La pintura lleva en su composición unas párticulas que son las que le confieren poder de cubrición. Y las veladuras carecen totalmente de esas párticulas por lo que son coloreadas, pero transparentes. Un símil muy gráfico es el de la diferencia entre una cartulina, y un celofán. Podrían ser las dos rojas, pero una no dejaría ver lo que hay detrás y la otra si. Esto en la práctica lo que nos permite varias cosas, pero dos fundamentales: "jugar" con el color de base que tengamos en la pared sobre la que vayamos a pintar; y , sobretodo conseguir una profundidad y control del color que da una gran calidad de acabado.

Las veladuras con las que yo trabajo son acrílicas, es decir, menos tóxicas, y más sencillas de trabajar que las antiguas al aceite y con disolventes químicos.

Preparación de una veladura acrílica

Consta, solamente, de tres ingredientes: Agua, resina acrílica, y pigmentos naturales en polvo.

Según la técnica que queramos aplicar, la proporción de la mezcla de agua y resina variará. Una vez hecha esta mezcla, le daremos color con los pigmentos. Al ser en polvo, hay que deshacerlos/machacarlos muy poco a poco, en cantidades muy pequeñas de disolución. Es importante que no quede ningún grumo de pigmento por qué nos mancharía después nuestro trabajo. En cuanto al tono siempre es preferible preparar un tono más bajo del que queremos conseguir en el acabado. Con la superposición de manos, llegaremos a él, y la textura final será mucho más rica en matices.

Trabajos sobre suelos

Los trabajos sobre suelos son una alternativa (con presupuestos muy asequibles) a sustituciones que normalmente implican "obras en casa". Se puede trabajar sobre suelos cerámicos (incluso vidriados), suelos de madera barnizados o encerados, hormigón, cementos y microcementos,...etc. Unicamente hay que saber cuales son los materiales necesarios para cada superficie. Las posibilidades son casi las mismas que sobre las paredes. Y los cambios de aspecto que se consiguen son espectaculares.

Estas primeras fotos son de los escaparates de la tienda (son muy malas, pero confío en vuestra imaginación...). La primera es como estaban cuando cogimos el local, en la segunda ya había hecho un falso estuco en la pared, y en el suelo había dado la base blanca (paso anterior al dibujo).